“Algunas veces la naturaleza hace de las suyas y convierte la vida en arte, como el juego de colores y formas d​e un​ pavo real, o la elegancia del guepardo a la carrera….

Como su mirada de azabache, ​secreto de​ todos los matices de la noche​, de la ​fuerza de un mar que amenaza tempestad, que mira​ de frente, sin miedo y con amor.

Cuando era pequeña no​ era consciente de que la vida le había dibujado los colores del atardecer en el pelo y una sinfonía en las volteretas ​en​ su risa​, ​y ahora que tenía todos los reflejos de la plata en su melena, aún era ajena al poder hiptónico de su ​voz.​​

Ella tenía la gracia de quien llega para cambiarte la vida sin pedir nada a cambio, de quién sabe arrancar de cuajo una pena vieja sin dolor, cantándote un bolero y bailándote las quejas .

​Había nacido para ser camino, para ser ese canal que te arrolla y te conduce, para facilitar procesos. Tenía la llave maestra que te ayudaba a destrozar a risas todos tus entuertos.

Si la vida te regalaba un tropiezo en su camino estabas totalmente perdido, irremediablemente condenado a abandonar tus miedos y volar.

La naturaleza la esculpió con luz, con calor, con toda la fuerza de los elementos…demasiado bonita, demasiado fuego.

Y por eso, con sólo 15 años, se había dibujado un camino para las lágrimas en la mejilla, un sendero de piel que le atravesaba en forma de cicatriz el rostro…una marca autoinfligida había sido su salvación, su refugio y su mejor decisión…

“Así nadie volverá a querer tenerme”

Harta de sentir pánico, harta de que le robaran el cuerpo, en un grito de dolor maldijo a su suerte, a su piel y a sus secretos y dijo “basta ya!” mientras clavaba la hoja de un cuchillo en lo más profundo de su condena, en la cara de ángel que el Universo le había dibujado con tanto esmero y que, por no haber entendido la belleza, algunos hombres del pueblo habían manchado de rabia, de asco y de vergüenza…

Desfiguró su sonrisa, sacrificó su magia a cambio de una imagen de realidad, un reflejo de la bajeza humana y la grandeza de su espíritu indomable al mismo tiempo… y aunque los primeros años fue doloroso y su carne, y su sangre, y todos su nuevos gestos tardaron en reconciliarse de nuevo, encontró la manera de salir de aquel agujero.

Se remangó la pena y salió al mundo otra vez renacida de si misma, y saltó al ruedo dispuesta a devolverle un guiño a todos aquellos que la vieran , mucho más allá de aquella marca, y fueran capaces de quemarse con el poder inagotable de su mirada de fuego.

Así era Malena, la abuela de todos, la bruja del pueblo. Ella era muchas veces, todas las mujeres”

POR TODAS Y PARA TODAS.
#8DEMARZO

MS